Si hay algo en el nuevo trabajo de Cam Beszkin, ese algo se llama valentía. Qué otra cosa podría ser el hecho de animarse a inmortalizar versiones muy personales de clásicos como “Hanging on the telephone” de The Nerves, célebremente recreada a fines de los 70s por una punkísima Debbie Harry al frente de Blondie, “Ella vendrá” de Don Cornelio y la Zona, y “Because the night” de Patti Smith, entre otras.

“Aunque no es la primera vez que grabo una versión ajena, es un tipo de trabajo específico en el que quería ahondar con este disco”, algo que nos queda clarísimo: de las 6 canciones del EP, 4 son interpretaciones propias de canciones ya existentes. “El cover suena tal cual pero la versión es cuando uno puede pasar por un filtro propio el tema de otro”, y agrega: “Tomé estos temas que tanto me movilizaron y quise vivir esa extraña experiencia de deconstruirlos, encontrarlos en mí como si nunca los hubiera oído”

El disco abre con la canción de cuna anónima “Duerme negrito”, tradicional en el repertorio de artistas folklóricos, en una versión power-duo: a guitarra eléctrica, batería y voz. La crudeza y las peripecias de la voz en esta versión recuerdan cada tanto a los momentos más rockeros de la agrupación colombiana Aterciopelados, con Andrea Echeverri al frente. En su versión hay algo de la dulzura con la que suele interpretarse el tema aunque el tono general sea completamente otro.

En sus traducciones, lo primero que llama la atención es la decisión de mantener los títulos de las canciones en su idioma original mientras la letra es bien “de acá”. Por ejemplo, en la versión original de The Nerves la voz cantante, que arranca describiendo la situación de estar llamando por teléfono a un supuesto amante que en realidad está a pocos metros , canta que ve a la madre del que no quiere atender saliendo de su casa para hacer las compras. En su traducción, Beszkin ametralla: “Uy, tu viejo, veo que se las tomó, se fue al laburo o a tomar un clericó, si no te entiende mejor ignoralo, porque no puede ser, no puedo creer”, y con un solo tiro transforma a la madre en padre que en lugar de ir al súper, se va al bar. Y la conversión del estribillo también tiene lo suyo, con el logrado: “No me dejes en suspenso y atendeme el teléfono”. Otro momento ingeniosamente traducido se da en la versión de Patti Smith cuando en el estribillo reemplaza palabras neutras en inglés, por los femeninos: “Vamos juntas a refugiarnos” y también “Nuestra noche de las amantes, enlaza mi noche con la tuya”, sin dudas es una traducción muy libre e insistimos: valerosa.

Las dos canciones compuestas por Beszkin son: “Adiós” y “Suerte”, dos baladas feministas. “Hace poquito entiendo que por casa va el cambio, ya me disfruto sola, por favor no vuelvas por acá”, canta en la primera y no solamente el “poquito” nos recuerda al “negrito” de la apertura del disco, hay algo en el fraseo que remite a algo folklórico también. Folklore grunge, distorsionado. “Ahora cuidate vos, macho, cuidate vos”, con esa frase cierra la segunda balada y con ella, el disco.

El EP se llama Alien. Respecto al por qué del título de esta colección de canciones, parece vislumbrarse una respuesta cuando nos hace saber que aunque reconoce pares dentro y fuera de su género (Marina Fages, Mariana Bianchini, Sof Toti, Ignacia) no se siente parte de ningún circuito cultural específico. “Soy algo así como una outsider, sé que mi música puede ser a veces difícil de catalogar y me vuelco aún más a la periferia”

Esta última respuesta nos hace pensar en la participación “actoral” que la propia Beszkin hizo en el videoclip de su canción “Enamorar o morir”, un par de años atrás. Allí interviene en una lucha de mujeres en el barro que pelean muy seriamente. Toma un atajo: interrumpe la riña chapándoselas a las dos.

Quienes vayan a la presentación del disco se van a encontrar con la formación power-dúo la mayor parte de la noche, aunque no faltará una sección acústica también: a dos guitarras con Sergio Álvarez, productor artístico del disco.

Cam Beszkin presenta su nuevo EP Alien esta noche a las 21 horas en La Tangente, Honduras 5317, Palermo.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/140392-una-muchacha-y-una-guitarra-electrica